Partición de la herencia

La participación es una forma de extinción de la comunidad hereditaria con caracteres específicos ya que antes de que se produzca es necesario pagar las cargas y deudas hereditarias para poder repartir el caudal remanente.

Algunas de las operaciones que comprenden en la partición de una comunidad hereditaria son el inventario, el avalúo, la colación, la liquidación y la adjudicación. Es posible la adjudicación sin haber llevado previamente una liquidación de forma que se entreguen bienes en pago.

El inventario supone llevar a cabo una relación o enumeración de los bienes partibles del caudal relicto debidamente descritos para poder ser identificados.

El avalúo es la tasación o valoración de cada uno de los bienes del inventario.Es necesario elegir un valor uniforme para todos los bienes a tasar por lo que suele usarse el valor de mercado. Es una de las operaciones fundamentales pues sin esta valoración se hace muy difícil proceder a la partición.

La colación, si procede, supone incorporar partes del caudal que algunos hayan recibido previamente del causante.

La liquidación es la operación por la que se descuenta del activo las cargas y deudas hereditarias.

Finalmente, deberá producirse la formación de lotes y la adjudicación correspondiente.

INFORMACIÓN Y PRESUPUESTO ON-LINE