LAS PROHIBICIONES DE ADQUIRIR POR CAUSA DE MUERTE

Las prohibiciones de adquirir por causa de muerte suponen una incapacidad relativa que son exclusivas de las sucesiones voluntarias.

A diferencia de las causas de indignidad no se son una sanción civil sino que de lo que tratan es de evitar la posibilidad de captación de voluntad del causante al hacer su testamento.

No es posible demostrar que no ha habido esta captación ya que la norma es imperativa.

Su efecto consiste en la nulidad de la disposición voluntaria y no del resto de disposiciones. Algunos ejemplos de estas prohibiciones se establecen en los artículos 752 y siguientes del Código Civil.

INFORMACIÓN Y PRESUPUESTO ON-LINE