El legado

Un legado es toda atribución patrimonial voluntaria por causa de muerte por el que se atribuye al beneficiario un derecho que puede reclamar de forma inmediata y que no constituye institución de heredero.

Se dan supuestos en los que el legado no tiene transcendencia económica, por ejemplo, cuando lo que se transmite son recuerdos sin valor económico sino meramente sentimental, o aquellos que no suponen a priori un enriquecimiento (legado en pago de deuda).

Los legados son propios exclusivamente de las sucesiones voluntarias, es decir, solo pueden establecerse en pacto, testamento o acto de ejecución de fiducia.

En función de lo ordenado por el causante existen muchas clases de legados. En los legados de cosa cierta y determinada existente en el caudal relicto, el legatario adquiere su propiedad desde que se le defiere. Por lo tanto, el riesgo de deterioro o pérdida de la cosa legada recae en manos del legatario desde la delación así como los aumentos o mejoras de la misma.

En otro tipo de legados, la delación convierte al legatario en acreedor de la persona gravada (los herederos u otros legatarios). Son legados de este tipo el legado de cosa propia de un tercero o del gravado.

INFORMACIÓN Y PRESUPUESTO ON-LINE