CAPACIDAD PARA SUCEDER

Para poder aceptar y adquirir una herencia, además del ofrecimiento a su favor, el llamado ha de tener la capacidad general para suceder al causante, no ser indigno de sucederle o incurso en una prohibición.

Respecto a la capacidad sucesoria la regla general es que pueden suceder las personas físicas o jurídicas nacidas o existentes al tiempo de la apertura de la sucesión y que le sobrevivan.

Pueden existir algunas dudas respecto la situación del denominado nasciturus, concebido al tiempo de la apertura y que sobreviva.

Existen ciertas precauciones sobre este aspecto en el Código Civil (artículos 959 y siguientes).

INFORMACIÓN Y PRESUPUESTO ON-LINE