Capacidad para otorgar testamento

El testamento es una declaración de voluntad y requiere que ésta haya sido manifestada consciente y libremente por persona con capacidad para otorgarlo. La capacidad exigida puede ser general o especial si es para una forma concreta de testamento, por ejemplo, el caso del testamento ológrafo.

En principio, pueden testar todas las personas físicas que al tiempo de otorgarse el testamento sean mayores de catorce años y no carezcan de capacidad natural.

De acuerdo con lo dicho anteriormente, no pueden testar ni los menores que no hayan cumplido catorce años ni los mayores de edad que habitual o accidentalmente carezcan de capacidad natural al tiempo de otorgarse el testamento.

Se da una presunción de capacidad de la persona que ha cumplido catorce años y no ha sido incapacitada. Se presume también su aptitud de entender y querer para un acto concreto mientras no se demuestre lo contrario. Obviamente, contra estas presunciones cabe prueba en contrario mediante prueba suficiente y en relación con el momento del otorgamiento.

INFORMACIÓN Y PRESUPUESTO ON-LINE