lunes, 20 de abril de 2015

El usufructo vidual en Aragón

Cuando un cónyuge fallece, se le atribuyen todos sus bienes al sobreviviente, así como aquellos que hubiesen sido enajenados en vida del premuerto sobre los que existiese derecho expectante de viudedad. Esta situación recibe el nombre de usufructo vidual.

¿Qué ocurre si fallece el cónyuge de quien hubiera sido declarado ausente? Quedarán excluidos de su derecho de usufructo vidual los bienes enajenados válidamente por los herederos del premuerto antes de la aparición de aquél. No obstante, si aparece el ausente, tendrá derecho desde ese momento al usufructo vidual, en la medida y con el alcance que le corresponda, no extendiéndose dicho derecho a los bienes enajenados por su cónyuge vigente la declaración de ausencia, ni a los que hubieran enajenado a título oneroso sus herederos antes de la aparición. Para el caso de que se pruebe la muerte o se declare el fallecimiento del ausente, la apertura de la sucesión en beneficio de los que fuesen sucesores voluntarios o legales en el momento de su muerte dejará a salvo el usufructo vidual a favor de su cónyuge.

¿Podrán excluirse del usufructo vidual los bienes que recaigan en descendientes no comunes? Sí. Por voluntad de uno de los cónyuges expresada en testamento o escritura pública, y siempre que el valor de esos bienes no exceda de la mitad del caudal hereditario.

Por último, es importante tener claro que el cónyuge sobreviviente adquiere la posesión de los bienes afectos al usufructo vidual, desde el momento del fallecimiento.


0 comentarios:

Publicar un comentario

AVISO LEGAL · LSSI · POLÍTICA DE COOKIES · POLÍTICA DE PRIVACIDAD



Este sitio emplea cookies como ayuda para prestar servicios. Al utilizar este sitio, estás aceptando el uso de cookies. OK Más información